domingo, 14 de abril de 2013

Y cuando me tomó la mano, lo supe. Era esa la pieza que me faltaba, mi cuerpo y mi alma estaban completos, ya no era necesario seguir buscando por nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada